17 noviembre 2009

CSYR

Me gana el precoz
punk rock
que acaba
en mis oídos
o en el baño lleno
¿la sangre antigua
sigue en la bañera?

Anarquismo y
las llamas de compañeros
evocando luchas,
de siglos pasados
y el ayer / y el ayer
que se reencarna
en nosotros
como abuelo muerto
como el fuego
de miles de preparados
que nos penetra.

A nosotros
como en los libros
que leemos
que vivimos
(porque vivimos)
y los pibes
que viven lo que nosotros
y cuán lejos estaban.

Pero este no será un poema
de un bar cualquiera
si no es algo más
que un lugar que desaparece
en el recuerdo
del ayer y el ayer.

Y hoy creemos
que la libertad
es el alfiler
y la sangre en la oreja
como en la efímera adolescencia
que reaparece
porque nunca seremos
adultos
porque conservamos
la rebeldía.

Somos rebeldes
como si esto
fuera un manifiesto
o un poema
de un bar cualquiera
que desaparece
con el ayer
y el alfiler de gancho
en la oreja del parche
con la A
de Abuelo muerto
de Adulto que no seremos
y por último
de Adolescente
que no adolece
de Ayeres.
Share:

6 comentarios:

Tachito dijo...

No claro (lo decían) no hay que curarse de nada. Ahora entendimos, vos ahí en el bar, ya acá en mi secuencia, no hay que curarse de nada. Eran inventos cajetillas, lontananzas de avisperos.

Débora Solana dijo...

De verdad me gustó, especialmente el último párrafo.

Llegué desde lejos, disculpas por la intromisión.

Saludos!

anonimancia dijo...

Vengo de casualidades bloguísticas y leo tu interés libertario; solo un respetuoso saludo desde muy lejos.

Troyanos dijo...

Hey!! como andas?? garcias por el comentario y el link!
nos vemos!

saludos


vera

javiert .a.galarza dijo...

espero que te halla gustado mi poema de la flia.
este muy copado tu blog.
un beso y nos vemos la rato!

GUSTAVO dijo...

Bar: Me volvieron las ganas de romper todo, si eso sirviera de algo, ojala chocaran los planetas, para que todos vomitemos la merda sobre la cabeza de los que nos oprimen. Besos